Artículo: 8 Principios de la vivienda pospandemia

/blog/Inspiracion
2020-07-23

¿Cuáles son los problemas más urgentes que se han detectado al habitar en este confinamiento? ¿Cómo repensamos nuestra casa o departamento bajo este nuevo contexto? ¿Es preciso revisitar la historia de la arquitectura y recoger ciertos parámetros? ¿Qué lecciones han sacado arquitectos e inmobiliarias? Entendidos nos dan luces al respecto.

La pandemia ha dejado en evidencia problemas que las viviendas, sobre todo sociales y peor en el caso de los denominados ‘blocks’, vienen arrastrando desde hace mucho tiempo, pero además nos enfrenta a nuevas problemáticas que vienen de la mano de la necesidad de distanciamiento físico y la cuarentena o confinamiento. “Las viviendas sociales están pensadas para una familia ‘tipo’ de cuatro integrantes repartidas en dos dormitorios y espacios comunes, en una superficie no mayor a 45 m2. La realidad es que en esos espacios habitan, fácilmente, el doble de personas para las que fueron pensadas.

Ahora en cuarentena debemos, además, considerar que todos quienes habitan dicha vivienda deberían estar al mismo tiempo en ese espacio, todo el tiempo”, dice Carolina Espinosa, arquitecta UFT, posgrado Arquitectura UPC, Barcelona. Por otro lado, la también cofundadora de Mujer Arquitecta asegura que nos enfrentamos a una carencia de espacio exterior. “Sin poder salir, las terrazas, balcones y patios pasan a ser grandes tesoros, pero ¿qué pasa con aquellas viviendas que no cuentan con este espacio? Y ¿qué pasa con el espacio íntimo? Aquel rincón que nos permite estar con nosotros mismos cuando nos vemos obligados a convivir con otros, todo el tiempo. ¿Dónde trabajamos ahora que no podemos ir a la oficina? Suma y sigue. Las viviendas y nuestra forma de habitar han sido remecidas, lo que, sin duda, es una tremenda oportunidad para re-pensar lo que se venía haciendo, desde políticas públicas a los desarrollos inmobiliarios”.

1. Asoleamiento

La regla número uno debiera ser que cada proyecto responda al lugar donde se emplaza. “Diseñar una vivienda tipo para después ver cómo la insertamos en un terreno es un error. Fachadas iguales orientadas al sur y al norte es otro error muy común. El calor del verano se hace manejable con algo tan simple como la ventilación cruzada. Son decisiones de diseño que no involucran más gastos”, explica Carolina Espinosa. El arquitecto Felipe Sáez agrega que la prioridad es tener por lo menos dos vistas distintas. “Por ejemplo, un departamento que solo mira a una dirección y tiene dos ventanas, que son el dormitorio y el living, no está pensado para ver pasar el sol. Al tener dos orientaciones vas a notar el cambio de la luz, mirar a la calle y un patio interior, más silencioso… logras una gran diferencia”.

2. Cowork in door

Se especula que pospandemia las empresas dejarán el home office semiestablecido. Frente a ese escenario, Carlos Müller, gerente general de Gespania Inmobiliaria y Constructora, cree que el concepto de cowork que han venido desarrollando en sus proyectos de departamentos se validará con mayor fuerza. “Como vamos a estar mejor y trabajar desde la casa, vamos a requerir de un espacio más cómodo que nuestro comedor para trabajar, y ahí el cowork será todavía más valorado. Qué mejor que tener en tu edificio un espacio habilitado, amplio, luminoso, con conexión a internet, donde puedas trabajar de manera cómoda, pero sin trasladarte desde donde vives”, asegura.

3. Sentido de pertenencia

La pandemia nos ha hecho repensar las comunidades donde vivimos y cómo nos vinculamos con nuestros vecinos y nuestro barrio, y cómo están diseñados algunos edificios de departamentos, sin ese sentido de arraigo. “Muchos están pensados para que la gente llegue después del trabajo a un ambiente pequeño justo para calentar la comida, ni siquiera para prepararla.

Están hechos prácticamente para el delivery. Se ha perdido el rito de preparar y compartir por un tema práctico. No puede ser que la vivienda sea un lugar solo de ocupación nocturna, para dormir, donde no se genera ningún tipo de vínculo con el lugar ni con las personas. No hay identidad con el departamento, no hay un cariño con el edificio. Porque está pensado de manera transitoria”, dice. Frente a esa realidad, el arquitecto agrega que sería bueno revisitar la historia de aquellos edificios de la arquitectura moderna. “Edificios tipo placa, donde abajo hay comercio, donde la gente no tiene que desplazarse mucho para ir a comprar. Departamentos pensados con pasillos más amplios, con jardines que congregan. En que se proponía una manera de habitar, de vivir”.

“En Chile la solución de entretención para muchas familias antes de la pandemia era llevar a los niños al mall o irse fuera de Santiago. Las viviendas deben tener una dimensión de ocio y es un desafío encontrar ese espacio”

4. Espacios versátiles

El teletrabajo nos ha obligado a forzar los espacios al máximo. Nos hemos visto obligados a tomarnos algún rincón, ya sea de nuestra habitación o de la mesa del comedor, y porque además debemos compartir ese espacio con nuestra pareja, que también requiere de un lugar para trabajar, o con nuestros hijos y sus tareas escolares.

Estamos en un momento excepcional que, esperamos, no será definitivo. “Ceder espacio es parte del desafío, pensar en espacios para todos quizás sea pedir demasiado. Lo que sí podemos hacer es incluir en los nuevos proyectos ciertas consideraciones; por ejemplo, espacios intermedios que puedan ser utilizados de diversas formas; pensar que los dormitorios puedan incluir, si así se requiere, un escritorio. Las soluciones pueden pasar por unos metros cuadrados extra, como por espacios versátiles que puedan usarse de una u otra forma”, reflexiona Carolina Espinosa.

Los espacios flexibles son una buena solución también para lograr privacidad cuando se requieren “recintos adaptables según las necesidades particulares, como puertas correderas que integran cocinas al estar comedor y que se pueden cerrar para ocultar el desorden”, señala Rodrigo Godoy, gerente de marketing de Inmobiliaria Paz.

5. Ahorro de energía

El estar más en nuestras casas y con ello consumir mayor energía hace que cobre mucho sentido el concepto de la casa pasiva, un sistema alemán de construcción supereficiente, donde se diseña con alta aislación térmica y así requerir muy poca calefacción para vivir con mucho confort. “Se basa en algo tan simple como básico, una buena planificación y una correcta implementación. Una casa debiese ser lo más eficiente posible en las energías que consume. Para esto es fundamental que sea diseñada desde el más mínimo de los detalles en respuesta al lugar donde está emplazada, para lograr una envolvente idónea a su orientación, evitar los puentes térmicos, etc. Un espacio bien resuelto no requiere de grandes sumas de dinero, requiere de un profesional a cargo. La ubicación de una ventana, por decir un ejemplo, es tan o más importante que la ventana misma”, aclara Carolina Espinosa.

6. Cocinas integradas

En este reclutamiento la cocina ha sido un descubrimiento para muchos al interior de nuestras casas. “En Gespania, esta situación, más que entregarnos nuevas luces, nos ha reafirmado nuestra determinación por diseñar, en la mayoría de nuestros proyectos inmobiliarios, departamentos con cocinas integradas. A su vez, nos invita como compañía, a analizar cómo seguir mejorando su diseño para que todos puedan disfrutar en torno a la mesa” asegura Carlos Müller, Gerente General de Gespania Inmobiliaria y Constructora.

7. Contacto con el exterior

“Tanto la ventilación como el asoleamiento son básicos y debiesen ser el ‘desde’, después de los servicios básicos. Ahora, sin duda, las terrazas debiesen formar parte de esa base. Es fundamental considerar dentro del concepto de salubridad la salud emocional y psíquica. El tema no es fácil, ya que las viviendas sociales, por un tema de costos, deben entrar dentro de un patrón repetible aprovechando al máximo cada peso y cada metro cuadrado. El desafío está en hacer de este patrón lo más abierto posible para permitir distintas formas de vida”, comenta la arquitecta Carolina Espinosa. Por su parte, Rodrigo Godoy, gerente de Marketing de Inmobiliaria Paz, señala que entre sus soluciones en proyectos inmobiliarios están el diseño de grandes ventanales, que permiten recintos luminosos; colores claros en las terminaciones interiores, que dan sensación de amplitud, y barandas de cristal en las terrazas para lograr mejor visibilidad e integración con el paisaje exterior.

“Creemos que la clave estará en generar diseños eficientes, que minimicen los espacios que no se destinan al habitar, como son, por ejemplo las circulaciones excesivas”

dice Rodrigo Godoy, gerente de Marketing de Inmobiliaria Paz


8. Lockers inteligentes

Con el confinamiento el comercio electrónico se ha multiplicado exponencialmente y una solución que se está implementando en proyectos inmobiliarios son los casilleros inteligentes. “Es una forma de agilizar el flujo de entrega de paquetes y liberar responsabilidades de la conserjería del edificio de forma segura y efectiva”, asegura a Carlos Müller, gerente general de Gespania Inmobiliaria.

Fuente: latercera.com