Artículo: Habitaciones infantiles temáticas

/blog/Asesoria
2018-12-06

Para fans de superhéroes¿Tienes una pared libre? Decórala con una ilustración en forma de vinilo o cuadro, como esta de Spiderman. No necesitarás mucho más color en el cuarto. Solo acompañar el dibujo con detalles como una alfombra, ropa de cama o incluso una lámpara que repita alguno de los colores de la imagen ya quedará genial. 

Móntales su Batcueva Si tu peque es fan de Batman, el negro es el color que necesitas. Pero es una opción apta solo para habitaciones a las que les sobre la luz natural. Para compensar su fuerza y darle alegría, el blanco y el amarillo deben estar también presentes.

Superman returns. No hace falta llenar su cuarto de vibrantes rojos y azules. Mira qué solución para que la decoración les guste a ellos y también a ti: un vinilo delicado como cabecero y, del mismo color, pintar la mesita de noche y darle el toque del símbolo de su superhéroe. 

Para fans de princesas y unicornios. Es un mundo dulce, "purpurinado" y lleno de fantasía. ¿Qué puedes hacer tú para darle ese look? Aquí van dos detalles: cubre su cama con un dosel con un lino rosado y se convertirá, de golpe, en la cama de una princesa. Y enrédale una guirnalda de luz. El toque definitivo.

Dorados y colores. El arcoiris y los brillos tienen que estar presentes en su cuarto sí o sí. ¿Ideas? Vinilos en forma de topos que podrán decorar con delicadeza no solo las paredes, sino también los muebles de la habitación infantil. O pintura para darle un toque especial al fondo de las estanterías, por ejemplo. 

Aires suaves. No pueden faltar en la habitación de una princesa. ¿Cómo conseguirlos? Con móviles que den movimiento a la habitación, detalles en forma de nubes, globos, mariposas... Y colores dulces como los rosas, los grises y los blancos. Son la combinación perfecta.

Para fans de Jurassic World ¿Qué te parece hacerle una figura de braquiosaurio en papel pintado? Un motivo que le chiflará y a ti... no te asustará. Combina los tonos del papel con los de la pintura y la ropa de cama. El resultado será así de armónico.

Un colgador súper original. ¡Qué simple y qué gracioso! Solo necesitas una base de madera, unos dinosaurios de plástico duro y una buena cola. Le encantará. Ya no volverás a encontrarte la chaqueta y la mochila sobre el sofá, porque le animarás a ordenar sus cosas.

Fuente: elmueble.com